¿Cómo nos afecta el cloro de las piscinas?

Inicio/¿Cómo nos afecta el cloro de las piscinas?

¿Cómo nos afecta el cloro de las piscinas?

Beatriz Arnal 15 Aug 2016
Vendedora agua en Decathlon San Antonio

El cloro, es esencial  para que la piscina no se convierta en un caldo de cultivo, pero también es el responsable de resecar la piel y el cabello. Realiza la función de prevención y combate de enfermedades infecciosas; pero a su vez perjudica tanto la piel como el pelo.

Su efecto sobre la piel es dañino, ya que deteriora su manto graso protector. Como sabemos, el pH de la piel es de 5,5, el del agua, de 7, y eso por sí solo, reseca. Si a esto le añadimos el cloro, los efectos adversos se ven aumentados. Éstos pueden mitigarse aplicando un aceite protector o una crema barrera para crear una película impermeable sobre la piel, pero y ¿si todos los bañistas hacen lo mismo? se acabaría formando una capa grasa en la superficie del agua bastante desagradable.

Por ello, si la sequedad de nuestra piel no es alarmante, será suficiente (y necesario) ducharse al salir e hidratar a conciencia al terminar la jornada. En el caso de niños, con pieles más delicadas, sí es aconsejable utilizar las conocidas “cremas barrera” 15 minutos antes del baño; al finalizar la jornada, seguir el mismo procedimiento; retirar el cloro con una buena ducha y lavando con un gel hidratante para recuperar la elasticidad de la piel. Después, emplear una crema hidratante para el cuerpo y la cara.

Nadando en la piscina a ras de suelo

La crema de cuerpo y de cara son distintas. A la hora de aplicarte una crema corporal, lo mejor es escoger aquellas que sean para pieles secas, ya que la piel del cuerpo es la que más se resiente por los efectos del cloro. En cuanto al rostro, es importante saber que cada persona tiene una crema adecuada para su tipo de piel: seca, mixta o grasa.

Como decimos, tanto el cloro como el sol también afectan al cabello, dejándolo áspero, sin brillo y con un color muy apagado. Para evitarlo, utiliza siempre un spray protector o mascarilla antes de la exposición, ya que te ayuda a evitar los nocivos efectos de los rayos solares y del cloro.

Como con la piel, lo ideal es enjuagar con abundante agua al salir de la piscina y al llegar a casa usar un champú especial para cabellos secos. Después, aplica un acondicionador para suavizar las puntas e hidratarlas y, finalmente, utiliza (con la frecuencia necesaria según tu cabello) una mascarilla hidratante (normalmente suele ser dos veces por semana).

Si tu pelo necesita un extra de hidratación, aplica sobre el medio y las puntas un poco de aceite de almendras antes de irte a dormir con un suave masaje y lávate la cabeza de la forma habitual a la mañana siguiente. Acabar la ducha con un buen chorro de agua fría también ayudará a que tu cabello quede más brillante, mejorando también la circulación, ¡son todo beneficios!

#beaconsejo: en septiembre es casi imprescindible hacer una visita a nuestra peluquería para recuperar la salud del cabello después de la actividad frenética del verano entre rayos de sol y chapuzones en la piscina.

¡Hasta el próximo post nadadores!

Por | 2018-04-04T23:38:05+00:00 agosto 15, 2016|Forma física y bienestar, Natación|Sin comentarios

Acerca del autor:

Beatriz Arnal
Vendedora agua en Decathlon San Antonio

Deje su comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de elaborar estadísticas y analizar el uso de la página. Marque la casilla si consiente la instalación de cookies con las finalidades expresadas. Puede cambiar su configuración u obtener más información en nuestra Política de cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar