Más sobre natación para embarazadas

Inicio/Más sobre natación para embarazadas

Más sobre natación para embarazadas

Beatriz Arnal 30 Nov 2015
Vendedora agua en Decathlon San Antonio

Ya te contamos en un post anterior los beneficios y contraindicaciones de la natación para embarazadas o matronatación, como también es conocida. Quiero recordar y ampliar la información, añadiendo además algunos ejercicios concretos para este periodo.

Durante el embarazo, se producen una serie de cambios fisiológicos, mientras el cuerpo de la mujer se adapta para cubrir diversas funciones. Es por esto que cuantas más facilidades le pongamos al cuerpo para este periodo de adaptación, más fácil serán tales cambios. ¿Cómo podemos facilitarlo? Con la práctica de la natación y otros ejercicios acuáticos, además de mantener a la mujer embarazada en forma, aumentará su ánimo ya que es una fuente de bienestar, haciéndole sentir ágil y activa.

Es una actividad que, salvo contraindicación médica, puede realizarse hasta el momento del parto, ya que en este medio la mujer embarazada se siente muy ligera y puede realizar, sin apenas esfuerzo, movimientos que fuera del agua le costarían mucho. Además, la presión que ejerce el agua le impide hacer movimientos bruscos y, por tanto, sufrir posibles traumatismos.

#beaconsejo: aunque pueda suponer menos esfuerzo que cualquier otra actividad, no olvidemos que se trata de un periodo delicado, por lo que igualmente hay que ser conscientes de las limitaciones, no se puede trabajar de la misma manera que antes del embarazo. Como en toda actividad, hidrátate bien, lleva siempre una botella de agua en tu bolsa de deporte.

¿Qué estilos practicar?

Si el ginecólogo no ve contraindicaciones, la embarazada puede nadar todos los estilos excepto mariposa. Ahora bien, a medida que aumenta el tamaño de la tripa es necesario adaptar tanto el estilo como la posición del cuerpo.

  • Espalda: es el más sencillo de practicar. A partir del tercer trimestre conviene hacerlo en una posición semisentada, con la tripa hundida, para que el peso del bebé no limite la circulación materna.
  • Crol: es algo más complicado, pero es el estilo que mayor beneficio cardiorrespiratorio ofrece.
  • Braza: trabaja de forma más concreta glúteos, abductores y suelo pélvico, aunque hay que prestar especial atención a las extensiones de la zona lumbar. En el caso de molestia, lo mejor es practicarlo en posición dorsal.

#beaconsejo: independientemente del estilo que se trabaje, es bueno realizar paradas para relajarse flotando boca arriba, con un churro bajo las rodillas y otro debajo del cuello.

 Algunos ejercicios que puedes hacer son:

  • Relaja músculos: Flotar verticalmente sacudiendo brazos y piernas para relajarlos. Puedes quedarte también unos minutos tumbada flotando en posición de muerto y aprovechar para concentrarte en tu respiración.
  • Fortalece el suelo pélvico: De pie, tocando el fondo de la piscina, cruza las piernas. Sin moverte del sitio, ponte de puntillas, contrae el suelo pélvico y espira. Al bajar, relaja e inspira. Combínalo con punta-talón.
  • Descarga la espalda: Relájate subiendo y bajando en vertical hacia el fondo de la piscina, concéntrate en tu respiración. Lo puedes hacer también, apoyando las rodillas en la pared con las piernas flexionadas; baja tu cuerpo hasta sumergir la cabeza y acerca los codos hacia la pared.
  • Mejora tu circulación:De espaldas, con el churro apoyado en el cuello, mueve las piernas de manera constante. También puedes ponerte en churro entre las piernas en posición vertical y hacer el movimiento de pedaleo de bicicleta.

#beaconsejo: nadie mejor que tú misma conoce sus limitaciones y necesidades, por lo que haz todo lo que esté dentro de tu zona de confort, ésta no es una etapa para salir de ella. El principal objetivo que tienes que obtener con estos ejercicios es sencillamente sentirte bien, para así hacer sentir bien al bebé.

Para realizar la práctica de la natación con mayor comodidad y seguridad, la futura mamá deberá ir bien equipada a la piscina, es por esto que lo mejor es hacer uso de un bañador de premamá, ¿por qué?  aunque pueda parecer que no, es diferente al resto ya que dispone de un top interior que aporta mayor sujeción al pecho y además dispone de costuras cómodas que se adaptan a los 9 meses de embarazo.

embarazada en bañador

#beaconsejo: no hagáis una gran inversión en esta prenda, ya que como mucho os la vais a poner durante 9 meses, por tanto, no es una prioridad que tenga gran composición de poliéster porque al fin y al cabo que sea resistente al cloro en este caso no es importante. Sí es relevante su facilidad de colocación, para priorizar ante todo la comodidad.

Espero que os haya sido útil este post y aprovecho para recordar que después del parto, también es una buena actividad para recuperar la forma, retomar el deporte y relajarse, incluso puedes ir a la piscina con tu bebé, ¡os vendrá genial a los dos!

¡Hasta el próximo post!

Por | 2018-04-04T23:26:26+00:00 noviembre 30, 2015|Forma física y bienestar, Natación|Sin comentarios

Acerca del autor:

Beatriz Arnal
Vendedora agua en Decathlon San Antonio

Deje su comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de elaborar estadísticas y analizar el uso de la página. Marque la casilla si consiente la instalación de cookies con las finalidades expresadas. Puede cambiar su configuración u obtener más información en nuestra Política de cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar