El niño y la natación

Inicio/El niño y la natación

El niño y la natación

Régis Aires 16 Jun 2016
Líder de diálogo en Nabaiji y nadador profesional

¿A tu hijo le encanta el agua y se lo pasa en grande cuando se baña? ¡Quizá ha llegado el momento de enseñarle a nadar!

Para aprovechar al máximo este nuevo terreno de juego, los niños tienen que familiarizarse con el universo acuático desde pequeños, para luego aprender a nadar lo antes posible. Esto les permitirá disfrutar del agua con total seguridad.

Nabaiji te da algunos consejos para que tu hijo aprenda a nadar de manera progresiva:

La edad para aprender a nadar
En realidad, no hay una edad ideal para aprender a nadar y es algo que depende de cada niño. Evidentemente, cuanto antes mejor, pero, en general, antes de los seis años se habla de familiarización con el elemento acuático y no de aprendizaje de la natación.

A partir del parvulario, las clases de natación se incluyen en los programas de educación deportivos. Es la ocasión perfecta para que los niños se familiaricen con este nuevo medio, se inicien en la natación o hagan progresos.

El primer freno al aprendizaje de la natación en los niños suele ser el miedo al agua. En cambio, si el niño se ha acostumbrado al agua a una edad temprana (por ejemplo, con clases de natación para bebés), tendrá menos temores a estar en contacto con ella. En primer lugar, el niño tiene que sentirse seguro y confiar en sí mismo para divertirse.

madre y bebe jugando agua

Iniciarlo en la natación
Para empezar a enseñar a nadar a tu hijo, puedes comenzar por las bases de la flotación, de la propulsión y del avance en el agua, proporcionándole unos manguitos, un churro u otro tipo de flotador. Poco a poco y sin precipitarse (el niño tiene que ser el único que tome las decisiones), puedes empezar a quitarle las ayudas, vigilándolo siempre de cerca. Luego intenta que meta la cabeza bajo el agua, que haga el muerto o que se impulse contra la pared de la piscina con los pies. Si el niño se siente cómodo con estos ejercicios, ¡está preparado!

Para un niño, el estilo de natación más fácil de asimilar es la braza. Podrá aprender los movimientos de piernas («rana») y de brazos con ayuda de un churro, disociando los miembros superiores de los miembros inferiores. Luego puedes sujetarlo por la cintura para que intente efectuar los movimientos simultáneamente. En cuanto haya asimilado la idea, deja que lo repita él mismo en distancias cortas, siempre manteniendo la máxima vigilancia y en un lugar en el que haga pie.

La piscina grande quedará para más adelante, cuando se sienta cómodo con su cuerpo y con sus movimientos en el agua.

Las clases de natación
Aunque hayas hecho de profesor de natación improvisado durante un tiempo para enseñarle lo básico y que esto haya dado resultados, nada mejor que unas clases de natación adaptadas a su edad y a su nivel.

Las clases de natación pueden ser en una piscina municipal (clases particulares o club), en un club de vacaciones o incluso a domicilio. Puedes apuntarlo a este tipo de clases a partir de los seis años.

El aprendizaje se centrará en este caso en la técnica de natación en sí misma y no en el juego. Y se basará esencialmente en el crol. En cualquier caso, debes saber que un profesor de natación experimentado puede enseñar a nadar los 25 metros de manera totalmente autónoma a un niño, con solo diez sesiones de treinta minutos.

Para los niños que son demasiado mayores para las clases de natación para bebés y que no se sienten lo bastante cómodos en el agua para aprender a nadar, algunas piscinas proponen sesiones de aqua-kids. En estas, de lo que se trata es de familiarizarse con el agua y de moverse con niños de la misma edad en este entorno.

Para enseñar a nadar a un niño, la clave está en saber tranquilizarlo y animarlo y en reforzar su confianza. No tengas prisa, escúchalo y dale consejos. ¡Pronto podrá nadar por sus propios medios!

Por | 2018-04-03T13:15:19+00:00 junio 16, 2016|Forma física y bienestar, Natación|2 Comentarios

Acerca del autor:

Régis Aires
Líder de diálogo en Nabaiji y nadador profesional

2 Comentarios

  1. JUAN CARLOS ALMEIDA marzo 21, 2017 en 10:42 pm - Responder

    Tener la posibilidad de aprender a nadar a una edad temprana garantiza la seguridad de la persona al estar dentro de una piscina o en un espacio acuático, no sobra decir que siempre debemos estar pendientes de nuestros hijos mientras estén disfrutando del agua.

    • adminnataciondec marzo 22, 2017 en 1:58 pm - Responder

      Buenos días Juan Carlos,

      En efecto así es, cuanto antes empezamos a nadar más seguridad tendremos en cualquier espacio acuático. Y más teniendo en cuenta que en verano a todos nos gusta poder practicar nuestro deporte dentro del agua.
      Muchas gracias por el comentario y la aportación, no dudes en ponerte en contacto con nosotros en todo aquello que podamos aportar para la práctica de la natación.

      Un saludo.

Deje su comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de elaborar estadísticas y analizar el uso de la página. Marque la casilla si consiente la instalación de cookies con las finalidades expresadas. Puede cambiar su configuración u obtener más información en nuestra Política de cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar