Samuel Lacroix: “Una experiencia mágica”

Inicio/Samuel Lacroix: “Una experiencia mágica”

Samuel Lacroix: “Una experiencia mágica”

Régis Aires 28 Apr 2016
Líder de diálogo en Nabaiji y nadador profesional

Samuel Lacroix, del equipo Nabaiji, nos cuenta su experiencia del Norseman, una aventura única en el corazón de Noruega.

Norseman Xtreme Triathlon es una competición internacional de triathlón que tiene lugar cada año en Eidfjord en Noruega. Considerado como uno de los triathlones más duros del planeta, reúne, 3,8 km de natación en agua glacial, 180 km de bicicleta en montaña y 42 km de carrera que casi acaba en escalada.

Samuel Lacroix, colaborador de la marca NABAIJI y acostumbrado a los triathlones extremos, nos cuenta su experiencia :

  • ¿Durante cuánto tiempo te preparaste para este acontecimiento mundialmente conocido?

« Empecé a entrenarme en piscina para el Norseman tan pronto como recibí la confirmación de mi inscripción. Era en noviembre de 2014 creo recordar. Tenía diez meses de duro trabajo por delante hasta la competición. A partir de finales de marzo, comencé a entrenarme en mar para acostumbrarme a las temperaturas frías (12 °/13 °) y para abrir mis chakras. »

  • Explícanos tus entrenamientos. ¿En qué te enfocabas específicamente?

« Me entrenaba cuatro veces por semana. Dos entrenamientos en piscina con todo el equipo NABAIJI y dos entrenamientos en mar solo o acompañado por algunos colegas nadadores. Mis entrenamientos en piscina duraban aproximadamente 3 km. Eran “cualitativos”, ponía principalmente el énfasis en el ritmo, la técnica y la intensidad. Los entrenamientos en mar eran más “cuantitativos”. Se trataba de nadar mucho tiempo y de aprender a guardar el cabo sin marcas. »

¿Cómo te preparaste psicológicamente?

« Mi preparación psicológica se hizo sobre todo en mar. La travesía en natación es la prueba más angustiosa porque no hay ninguna visibilidad, ninguna indicación, y el agua está fría (sobre todo a las 5 de la mañana)…

En Noruega, a pesar de tener una buena meteorología y de mi preparación, era muy estresante. ¡Mi primer baño en Eidfjord fue terrible! Me angustiaba sobre todo el hecho de poder tener una hipotermia durante la prueba y me preguntaba si iba a conseguir continuar la carrera después de estos 3,8 km. En efecto, las nevadas que han sido particularmente abundantes en el anterior invierno, y el deshielo que perduró hasta el verano, mantuvo el agua muy fría en el Fiordo.

¡Había que prepararse para combatir esta angustia de zambullirse en la boca del lobo, en lo desconocido! En vísperas de Norseman, los organizadores hacen algunas sesiones de grupo para “romper el hielo”, tanto en sentido propio como en figurado, entre los competidores. El ambiente se vuelve más distendido y amistoso. »

  • ¿Durante tu travesía a nado, tuviste una frecuencia particular? ¿Podemos compararla con la frecuencia en natación?

« En efecto, tuve que adaptar mi técnica de natación a las dificultades que conlleva esta disciplina. En aguas abiertas, y con el traje de natación, la flotabilidad es mejor (como con un pull buoy). Por ello, traté de reservar mis piernas al máximo ya que son las principales consumidoras de energía. Por ello intentaba moverlas lo mínimo posible. En lo referente a los brazos, nadaba con menos fuerza que en la piscina y con una frecuencia más baja. La verdadera dificultad era intentar guardar un máximo de amplitud de movimiento frente a un frío que congestiona los músculos. Tenía la impresión de tener ramas de árbol en lugar de extremidades (jajaja). »

Norseman-Fjord

  • ¿En los minutos que preceden la carrera, cómo se desarrolla tu preparación física y psicológica?

« Antes de la competición, tomé la decisión de no calentar dentro del agua para no gastar energía inútilmente en aguas tan frías.

En el barco, los veinte últimos minutos antes de saltar al agua estaba extremadamente tranquilo, zen, en mi burbuja. Me repetía: “estamos aquí, haz lo que sabes hacer “. Fue un momento verdaderamente mágico y de plenitud antes de zambullirme en esta aventura. »

  • ¿Encontraste dificultades durante tu travesía a pesar de la larga preparación?

« Mmh… No verdaderamente. ¡Oh sí! Recuerdo que el frío (¡Todavía!) hacía la tarea muy complicada. Tenía la impresión de recibir descargas eléctricas sobre la cara al final de la travesía. Mi cabeza me indicaba movimientos que debía realizar (deslizar, guardar mi trayectoria…),  mientras que mi cuerpo me pedía salir del agua lo más rápidamente posible. »

  • ¿Cómo hiciste para administrar el esfuerzo en el transcurso que imponen las pruebas en agua libre?

« Una vez en el agua, para administrar mi travesía, comencé con muy poca frecuencia de brazo. Sabía que iría calentando en el transcurso de la carrera y que mi intensidad aumentaría. Me esforzaba también por quedarme junto a otros competidores, porque nadar sólo en agua helada, es muy duro psicológicamente.

Al final, todo está en la cabeza e intentaba apoyarme en la ayuda que aún tenía.. »

  • Háblanos de tu recuperación después de la travesía. ¿Es posible recuperarse rápidamente en este tipo de competición?

« Cuando llegamos, después de 13 horas y 45 minutos de esfuerzo (¡Wow!), tenía pesadez por todas partes y hacía mucho frío. Durante la travesía, la alimentación y la hidratación se hacen parcialmente, mi ingesta de alimentos era completamente a granel. Por ello, la recuperación no fue la más óptima.

Afortunadamente, tuve la posibilidad de ir a Noruega con mi mujer y mi hermano. Ellos fueron un verdadero consuelo psicológico para mí, antes, durante, y después de la prueba. »

  • ¿Cuáles serían tus consejos para las y los que quieren practicar travesías en aguas abiertas o triathlones?

« Debemos desdramatizar la natación en aguas abiertas. Es verdaderamente muy diferente de la natación en piscina. Un nadador muy bueno de piscina no será necesariamente un buen nadador de aguas abiertas. Debemos tener una actitud positiva en lo referente a esta disciplina.

La clave de este deporte es saber encontrar el camino y mantener el rumbo. ¡También es importante encontrar el traje de natación  adecuado (tanto para los entrenamientos como para los triathlones) y no olvidar probarlo antes! »

  • Una última pregunta: ¿cuál es tu próximo desafío?

« Verdaderamente me gustaría mucho rehacer el Norseman. Es una experiencia mágica, real y totalmente única que quedará grabada en mi cabeza. La organización y el ambiente son geniales, regidos por el buen humor y el intercambio. ¡Más allá de todo esto, el hecho de darse en cuerpo y alma para alcanzar tu sueño es simplemente grandioso! »

« Las personas no solemos hacer un uso completo de nuestro cuerpo en nuestro día a día. Y lo que es realmente extraordinario es que una vez que eres capaz de superar este tipo de desafíos de la manera adecuada, ya no sabes dónde están los límites “.. »

Por | 2018-04-04T23:23:25+00:00 abril 28, 2016|Entrenamiento y técnica, Natación|Sin comentarios

Acerca del autor:

Régis Aires
Líder de diálogo en Nabaiji y nadador profesional

Deje su comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de elaborar estadísticas y analizar el uso de la página. Marque la casilla si consiente la instalación de cookies con las finalidades expresadas. Puede cambiar su configuración u obtener más información en nuestra Política de cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar